La estadística es una rama de las matemáticas qué dice que si un pollo se lo comen entre dos personas, cada uno de media se come medio pollo.

Esto es exactamente así si únicamente nos atenemos a la a cómo se construye una media aritmética. Es decir, una media aritmética no deja de ser una suma de valores partido del número de valores.

Como ejemplo pondremos el siguiente; si tenemos en una misma habitación dos personas una de ellas con 0 años y otra de 100 años y calculamos la media aritmética de las edades, tenemos que la edad es de 50 años. No obstante está claro que la media no es representativa de la población analizada.

En el caso hipotético de que en la misma habitación hay dos sujetos, uno de 49 años y otro de 51 años, la media sería también de 50 años, pero la desviación típica sería únicamente de 1 ((51-49)/2=1).

Con esto queremos decir que la media aritmética puede no ser representativa de la población que estemos estudiando sino que depende de otros factores. Tomar la media aritmética sin tener en cuenta la desviación típica (u otros valores que midan la dispersión de los datos en torno a la media) es un error qué aparece con mucha frecuencia en casi todos los medios de comunicación .